Nuestras recetas

Un amplio recetario seleccionado cuidadosamente en base a criterios de alimentación sana y equilibrada

Potaje de cuaresma

Potaje de cuaresma

Ingredientes

Raciones: 1 persona

  • 5 g Ajo
  • 20 g Arroz
  • 20 g Cebolla
  • 45 g Garbanzo
  • 60 g Huevo
  • 1 g Laurel
  • 25 g Patata
  • 1 g Pimentón dulce
  • 40 g Repollo
  • 20 g Tomate

Instrucciones

Empezamos echando los garbanzos en una cazuela y los dejamos un rato de cocción, pasados unos minutos añadimos el repollo cortado en trozos. Cuando rompa a hervir, echamos una hoja de laurel, los dientes de ajo y la cebolla entera sin piel. Separamos la cebolla cuando esté bien hecha y se trocea. Se cuece un huevo y en cuanto se enfría, se procede a separar la clara de la yema. Añadimos a los garbanzos y al repollo, una vez que están a media cocción, un tomate maduro troceado, el arroz, las patatas sin piel y cortadas en trozos y sal. Con la cebolla que teníamos separada y troceada, freímos en una sartén junto con pimentón, unos dientes de ajo en láminas, añadimos otra cebolla más y también le añadimos unos cuantos garbanzos de la cocción. También en la sartén echamos las yemas de huevo que habían sido separadas y un poco de caldo de la cocción. Se añade todo a la cazuela donde están los garbanzos y el repollo, se deja un rato y ya está listo el potaje.

Como su nombre indica, este plato se consumía en la vigilia de cuaresma. No lleva ninguna clase de carne, y este hecho hacía que fuera poco apreciado por los gallegos, que valoraban todos los platos que incluyeran carne de cerdo. El hecho de que se consumiese potaje en cuaresma, se debía a que el pescado escaseaba y no había demasiados menús a elegir.