Nuestras recetas

Un amplio recetario seleccionado cuidadosamente en base a criterios de alimentación sana y equilibrada

Trucha encebollada

Trucha encebollada

Información nutricional:

Kcal: 420,4
Proteínas: 31,1%
Hidratos de carbono: 33,7%
Lípidos: 35,2%

Ingredientes

  • 150 g trucha
  • 1 (100g) patata
  • 100 g cebolla
  • 50 mL vino Jerez
  • 15 g jamón serrano
  • 1 cucharada sopera (10mL) aceite oliva
  • pimienta
  • perejil
  • sal al gusto

Instrucciones

Tiempo preparación: De 40 a 50 minutos

Pelar las cebollas y cortarlas en finas rodajas. Rehogar en una sartén con aceite de oliva hasta que estén transparentes. Picar el perejil. Limpiar las truchas, salpimentarlas y rellenar de jamón serrano. Disponer un lecho de cebolla rehogada en una fuente de horno y colocar encima las truchas salpimentadas. Rociarlas con dos cucharadas de aceite de oliva y con un vaso de vino blanco seco. Espolvorearlas con perejil picado. Precalentar el horno a 190 ºC. Cocer las truchas en el horno durante 20 minutos. Servirlas enseguida, bien calientes y acompañadas de patata cocida. Para conseguir un plato más sofisticado se puede añadir en el último momento unas pasas remojadas y unos piñones tostados.

Ventajas:
La trucha es un pescado semigraso. Contiene proteínas de alto valor biológico, pero en cantidades inferiores a otros pescados, así como de vitaminas y minerales. Este pescado está considerado como un alimento muy nutritivo. Aporta cantidades adecuadas de potasio y fósforo; y moderado de sodio, magnesio, hierro y cinc, comparado con el resto de pescados frescos. Entre las vitaminas del grupo B, destacan la B3, la B1 y la B2. En cuanto a vitaminas liposolubles, la trucha contiene en cantidades significativas vitamina A, que acumula en su hígado y su músculo.