Nuestras recetas

Un amplio recetario seleccionado cuidadosamente en base a criterios de alimentación sana y equilibrada

Cabrito asado

Cabrito asado

Ingredientes

Raciones: 1 persona

  • 10 g Aceite de oliva
  • 5 g Ajo
  • 1 g Azafrán
  • 160 g Cabrito
  • 40 g Cebolla
  • 40 g Limón
  • 120 g Patata
  • 1 g Perejil
  • 0.5 g Sal
  • 60 g Vino blanco

Instrucciones

Se prepara un adobo en un mortero con el zumo de limón, el perejil, el azafrán, el vino blanco, el ajo y una pizca de sal. Se extiende bien untándolo sobre el cabrito y se deja macerar un día entero en la nevera. Al día siguiente se doran las cebollas partidas al medio y se añade el cabrito troceado en una sartén con un chorro de aceite. Se pasa el cabrito, el aceite sin las cebollas y el adobo a una cazuela de barro Se añaden las patatas novas y se mete al horno caliente. Se cocina a fuego medio.

Este plato ya se consumía antiguamente, y hoy en día, en muchos casos, se consume en celebraciones señaladas en Galicia. En las casas campesinas era tan apreciado que se vendía vivo en lugar de ser consumido. La mejor época del año para el consumo de cabrito, se considera que es a principios de primavera, ya que la carne en ese momento es más sabrosa. La carne de cabrito se considera magra, ya que su contenido en grasa es bajo, y su aporte calórico no difiere mucho de la carne de cerdo o de vacuno. Destaca su aporte de hierro, que interviene en la formación de los glóbulos rojos y el transporte de oxígeno en sangre, como así también en la actividad enzimática del organismo. También aporta fósforo, que ayuda en casos de osteoporosis, mantenimiento de la función celular, adecuado transporte de nutrientes celulares, ayuda por tanto al rendimiento físico e intelectual. Destaca también el potasio, que participa en el mecanismo de contracción y relajación de los músculos.