Nuestras recetas

Un amplio recetario seleccionado cuidadosamente en base a criterios de alimentación sana y equilibrada

Gallina estofada con nueces

Gallina estofada con nueces

Ingredientes

Raciones: 1 persona

  • 5 g Aceite de oliva
  • 5 g Ajo
  • 50 g Cebolla
  • 130 g Gallina
  • 1 g Laurel
  • 25 g Nuez
  • 90 g Patata
  • 1 g Perejil
  • 30 g Vino blanco
  • 20 g Yema de huevo

Instrucciones

Una vez troceada la gallina, la freímos ligeramente en una cazuela junto con los ajos, cebolla y un poco de aceite. Después se añade un chorro de vino blanco y laurel, se baja a fuego suave y se deja durante 2 horas. Preparamos un adobo con cebolla, ajo, nueces, perejil troceado y yemas de huevo, cuando falte un cuarto de hora para que se cumplan las 2 horas de cocción lenta de la gallina. Añadimos este adobo y dejamos 15 minutos y ya está lista para servir.

La gallina es la hembra adulta del gallo. Su carne es grasa y fibrosa, y es habitual preparar caldos y sopas con ella. Antiguamente cuando la comida escaseaba, se preparaban las patas y las crestas acompañadas de salsas. La composición de la gallina es muy similar a la del pollo. Cuando se prepara sin piel se convierte en una carne magra, ya que gran parte de la grasa está en ella, por lo que se hace adecuada para dietas hipocalóricas. Cabe destacar que su contenido en colesterol, es aproximadamente el doble que la carne de cerdo o vaca. Es fuente de hierro, fósforo, zinc y potasio. Entre las vitaminas contiene las del grupo B.